EL MALTRATADO HE SIDO YO

En nuestro programa de hoy trataremos el controvertido caso del indulto concedido por el Gobierno a María Salmerón, contaremos la verdad oculta de esta historia y mostraremos cómo se puede manipular una información.
El caso de María Salmerón saltó a los medios de comunicación que la mostraron como una “madre coraje”, como una mujer maltratada a la que obligaban a entregar a su hija a un “maltratador”.
Sin cuestionarse nada, gran parte de la sociedad y casi todos los medios de comunicación salieron en su defensa, el gobierno aprobó precipitadamente un indulto en contra del criterio de jueces y fiscales, pero nadie se preguntó qué había detrás de esta historia, pues bien, la realidad es que María Salmerón había denunciado en más de 20 ocasiones a su ex marido, y en todas las ocasiones menos en una el exmarido fue absuelto, pero finalmente, se le condenó por malos tratos psicológicos sin prueba alguna más allá de la declaración de la propia María.
¿Por qué lo hizo? Pues porque como el propio Antonio Ruiz nos cuenta en esta entrevista, lo hizo porque Antonio tenía la custodia de la menor, curiosamente mientras la niña estuvo bajo la custodia de Antonio, éste jamás impidió a María ver a su hija; sin embargo, tras 20 denuncias falsas Antonio es condenado sin pruebas y pierde la custodia de la menor; a partir de este momento empieza el gran calvario para Antonio. María no permite que Antonio vea a su hija e incumple el régimen de visitas. Tras varias denuncias por incumplir la sentencia María es condenada. La condenan porque incumple una sentencia judicial.
Pero María sabe como puede librarse de ir a prisión, solo necesita solicitar un indulto, hacer llegar a los medios la noticia y… se obra el milagro, inmediatamente todos tachan a Antonio de maltratador y se posicionan al lado de Maria… ¡hasta el Gobierno la indulta de modo inmediato!
Si hubiese sido Antonio al que condenaran por incumplir una sentencia judicial y por incumplir el régimen de visitas… ¿Habría sido indultado? La respuesta más probable es NO!.
Estará con nosotros la abogada Yobana Carril (Celtius Abogados) con quien comentaremos este caso, estará Pepe que nos contará cómo va su situación y tendremos la intervención telefónica de Antonio Ruiz que nos cuenta con todo detalle el infierno que ha vivido por las continuas denuncias de María Salmerón y cómo ésta lo alejó de su hija sin que nadie hiciese nada por evitarlo… (esto nos recuerda a la película CULPABLES de Tomás Aceituno).
Quizás con esta historia nos sea más fácil entender que antes de culpar a una persona hay que conocer los dos lados de la historia.
María Salmerón vendió a la sociedad española una historia y nadie se la cuestionó porque se presentó como una mujer maltratada; lo curioso es que durante unos días esta historia apareció en todos los Telediarios y prensa escrita de nuestro país, pero una vez que un periódico sacó a la luz la “otra cara de la verdad” los medios de comunicación callaron y Antonio Ruiz se quedó con la etiqueta de “maltratador”, pero Brahim Abarkan quiere dar voz a este padre porque para llegar a la verdad han de conocerse las dos partes de una misma historia.
Lo mejor de esta historia, es que aun después de todo lo sufrido, Antonio afirma que “a pesar del todo no le guardo rencor” y se alegra del indulto ya que como él dice “no quiero que mi hija vea a su madre en la cárcel”; María Salmerón no tuvo con Antonio Ruiz la misma consideración…

Sobre La Tarde Con Brahim

Comproveu també

Hoy hablaremos sobre uno de los tipos de cáncer más extendidos de nuestra sociedad, el Cáncer de mama

Desde hace varias décadas, el cáncer de mama se ha incrementado en grado notable alrededor …

Un comentari

  1. Hola,me he sentido muy identificado con esta historia,pues llevo 3 años sin ver a mi hija porque mi exmujer me denunció en múltiples ocasiones falsamente,se demostró y se vio que todo era falso y aún así se salta la sentencia y la justicia no hace nada…mucho ánimo,somos muchos los padres que sufrimos este maltrato,que también se le podría considerar violencia de género…